Carta Natal de Diego Maradona magia blanca turf

El pasado 30 de marzo, hacia la 1 de la madrugada (4h GMT), el actual técnico de la selección argentina de fútbol, Diego Armando Maradona, sufrió una agresión por parte de una de sus mascotas. Una perra Shar Pei le mordió en la cara, y tuvo que ser operado de urgencia y sometido a una reconstrucción de un labio por microcirugía. No se han aclarado las circunstancias del suceso ni el motivo de la agresión, que resulta tanto más extraño si se considera que el animal pertenece a una raza bastante amistosa y pacífica y que el agredido era su propio dueño. Mordeduras, heridas, sangrado, cirugía… todo ello apunta a Marte, que, en teoría, debería estar haciendo o recibiendo algún aspecto importante en ese momento, ya sea por tránsitos, direcciones o progresiones.
La carta natal de Maradona que más circula por internet le adjudica como hora de nacimiento las 7h 05m (10h 05m GMT) del 30 de octubre de 1960, en Buenos Aires. Estos son los datos que da, por ejemplo, Estanislao Kores. Pero hay otras cartas, producto de diversas tentativas de rectificación, que sitúan su nacimiento a las 6h 40m ó a las 6h 45m. Hugo Bonito, por ejemplo, afina hasta las 6h 44m 40s.
Para echar un vistazo a los tránsitos sobre planetas natales, esos 25 minutos de variación en la hora natal no suponen diferencias importantes. Sólo en relación a tránsitos sobre ángulos o cúspides son determinantes. Usaremos, en principio, la hora apuntada en primer lugar, pero sin perder de vista las otras alternativas. Veamos, primero, los tránsitos geocéntricos.
Encontramos a la Luna transitando en cuadratura sobre Saturno natal (orbe 3º 09′) y sobre Marte natal (orbe 5º 32′), estando éstos dos últimos planetas opuestos en el radix. La Luna puede excitar la tensión contenida en la oposición natal, pero no se trata de tránsitos importantes, primero porque el orbe es amplio y segundo porque cada semana la Luna tiene una nueva -y breve- oportunidad de tensar la oposición natal por cuadratura a ambos o por oposición a uno de ellos.
El aspecto más importante, por tratarse de una conjunción y por tener un orbe muy cerrado, es el de Júpiter a la Luna natal. Ya sé que, a priori, este tránsito no concuerda con el suceso, pero un buen detective debe tomar nota de todos los presentes en la escena del crimen, por mucha fama de honorables que tengan. Ya se verá después cómo la justifica cada uno. Por cierto, en los tránsitos heliocéntricos de la cornada a Julio Aparicio que examinábamos en la entrada anterior, me limité a subrayar la conjunción de Marte en tránsito a Marte natal, por tres razones. Primero, porque era una conjunción, que es el más fuerte de todos los contactos; segundo, porque era el aspecto con orbe más reducido (0º 02′); y tercero porque era el aspecto que, en conformidad con los significados tradicionales, mejor encajaba con el suceso en cuestión. Pero el segundo aspecto en importancia, por ser también una conjunción y tener un orbe muy reducido (0º 04′), era el de Júpiter transitando sobre Mercurio natal, en el grado 17 de Piscis. Y estos dos casos no son, ni mucho menos, excepcionales. Al contrario, Júpiter suele estar por medio, haciendo alguno de los aspectos más destacados, en más cartas de accidentes, crímenes, violaciones y muertes de las que le concede el azar o el cálculo de probabilidades. Una posible explicación de esto es que bajo aspectos de Júpiter se tiende a correr mayores riesgos, a actuar más desinhibidamente, más "alegremente", hasta el punto de que uno puede llegar a creerse con derecho a todo y actuar del modo más desconsiderado. Maradona no ha querido dar detalles de cómo sucedió el incidente, pero parece razonable suponer que de algún modo debió provocar al animal.
Marte no transitaba estrechamente sobre ningún punto de la carta natal, salvo que el nacimiento hubiera tenido lugar a las 6h 40m, en cuyo caso transitaría el grado del MedioCielo. En cuanto a Marte natal, el principal aspecto que recibe es un trígono de Júpiter (orbe 1º 02′). Vemos ahora que lo que está activando Júpiter por tránsito es el trígono de la Luna con Marte, presente en la carta natal de Diego.
Otro detalle que debemos tener en cuenta es que en la noche de los hechos había luna llena, lo cual a veces pone nerviosos a algunos animales (racionales incluidos).
Completemos ahora el cuadro con el gráfico de tránsitos heliocéntricos sobre la carta natal, también heliocéntrica.

Aquí sí tenemos como principal aspecto, por ser la conjunción de orbe más cerrado, un tránsito de Marte sobre Plutón natal (orbe 0º 19′). Este sí que es un aspecto que concuerda plenamente con el suceso y lo encontramos, una vez más, en el sistema heliocéntrico. Ya he señalado en artículos anteriores que -de alguna misteriosa manera- los planetas heliocéntricos se integran bien en el esquema de las casas, pese a que éste es de naturaleza geocéntrica (o topocéntrica). Con esto quiero decir que los aspectos de los planetas heliocéntricos a los ángulos y a las otras cúspides de las casas son eficaces. Lo que ya no me atrevo a afirmar es que los planetas heliocéntricos puedan usarse como regentes de casas. A propósito de esto, me viene a la memoria el viejo chiste que solía contar Miguel de Unamuno sobre un campesino que estaba trabajando en su huerto cuando se le acercó un pastor protestante para tratar de convertirlo a su religión. El campesino replicó: "-No creo en el catolicismo, que es la religión verdadera, y voy a creer en ésta que usted me trae, que es la falsa". Algo parecido me sucede a mí con el sistema de dignidades planetarias. Me cuesta admitirlo en el contexto de la astrología geocéntrica tradicional en el que fue concebido y voy a andar tratando de trasladarlo al sistema heliocéntrico… Un sistema en el que habría que hacer un sitio a la Tierra y retirárselo a la Luna.
Pero a lo que iba, si admitimos que Plutón es regente de Escorpio -como pretenden muchos astrólogos modernos- y Marte lo es de Aries, o incluso -como también se ha sostenido- que ambos planetas son regentes de los dos signos a la vez y, más todavía -por probar que no quede- suponemos también que esas regencias se pueden trasladar sin más a los planetas heliocéntricos con sólo poner allí la Tierra donde aquí ponemos la Luna, … si admitimos todo eso, digo, entonces podemos leer el tránsito heliocéntrico de Marte a Plutón como "regente de 6 sobre regente de 1" -o viceversa. Y como la casa 6 gobierna nuestra relación con animales domésticos y la casa 1 nuestro cuerpo físico y, de todo él, especialmente la cabeza, el aspecto explica que un animal doméstico haya causado daño en una parte de la cabeza. Queda bonito ¿no? Solo faltaría que, además, fuera verdad…
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: