Carta astral “geoheliocéntricas magia blanca hechizos”

Dentro del todavía reducido grupo de astrólogos que han logrado superar las reticencias que inspira la idea de trabajar con cartas astrales heliocéntricas, podemos distinguir una variedad de enfoques que van desde el "purismo" aparentemente más racional y precavido hasta el más salvaje de los "mestizajes". La primera postura aísla cuidadosamente los sistemas geocéntrico y heliocéntrico, tratando de evitar que la carta heliocéntrica sufra cualquier tipo de "contaminación" de elementos que son propios de la carta geocéntrica. La segunda postura, por el contrario, mezcla indiscriminadamente los planetas de ambas cartas, sean natales o en tránsito, y no tiene reparos en trasladar hasta el Sol el horizonte del lugar de nacimiento junto con el sistema de casas que lleva adherido.
T. Patrick Davis evolucionó desde una postura purista inicial hasta una fusión de las dos cartas en un mismo gráfico, con las posiciones de los planetas duplicadas y los aspectos cruzados. Tan pronto como se convenció de que un planeta en tránsito heliocéntrico puede afectar tanto a un planeta radical heliocéntrico como a uno geocéntrico y viceversa, no vio ya razón para mantener las cartas separadas. Por extraño que parezca, un planeta heliocéntrico transitando por el grado del MC o del Ascendente se hace notar tanto como uno geocéntrico, o incluso más.
Como las cúspides de las casas dependen del meridiano y del horizonte del lugar de nacimiento, el cual es normalmente algún punto de la superficie de la Tierra, no parece que tenga sentido dibujar las casas en una carta que registra la configuración de los planetas vistos desde el Sol. Por esta razón, las cartas heliocéntricas que podemos obtener en Astrodienst no llevan dibujadas las casas. Pero sí llevan dibujado un zodíaco, ya sea tropical o sideral, a elección del usuario. ¿Tiene sentido esto? El zodíaco tropical se define a partir de las relaciones entre el Ecuador Celeste y la Eclíptica, que son respectivamente una proyección del ecuador terrestre y la aparente órbita del Sol en torno a la Tierra, es decir, geocéntrica. Por tanto, una carta heliocéntrica "pura" debería prescindir también del zodíaco tropical, cuya naturaleza es cien por cien geocéntrica. Un zodíaco sideral sería, en este caso, más apropiado, en el supuesto de que realmente exista algún zodíaco sideral astrológicamente operativo. Pero como esto es más que discutible (véanse las razones de ello en mi artículo ¿Existe la Era de Acuario?) resulta que una carta heliocéntrica "pura" no debería contener nada más que los planetas y sus aspectos, sin signos ni casas.
Nadie usa, sin embargo, que yo sepa, cartas heliocéntricas hasta tal punto inmaculadas. Lo que solemos llamar "cartas heliocéntricas" son en realidad -se tenga o no conciencia de ello- un híbrido entre el sistema heliocéntrico y el geocéntrico. Situamos el Sol en el centro (salvo T. Patrick Davis, que lo coloca en su posición geocéntrica dentro de la carta heliocéntrica y, a cambio, prescinde de la Tierra), pero al incluir el zodíaco tropical -que es el que se suele usar en las cartas heliocéntricas- estamos tomando la órbita de la Tierra y la inclinación de su eje como referencia para fijar el escenario que dará sentido astrológico a las posiciones heliocéntricas de los planetas y a sus tránsitos. Y si además -como hace, por ejemplo, el programa Astrolog- mantenemos las cúspides de las casas, lo que queda como "carta heliocéntrica" es más bien una visita de cortesía que los planetas heliocéntricos hacen a la carta geocéntrica, recorriendo sus signos y casas, pero conservando "su acento extranjero".
Puesto que este tipo de cartas, llamadas "heliocéntricas" sin demasiados remilgos, están de hecho constituidas por una mezcla de elementos geocéntricos y heliocéntricos, no debería sorprender tanto que los aspectos cruzados entre planetas de ambas cartas resulten significativos, ya sea en la interpretación de un tema natal o en la consideración de tránsitos, progresiones, revoluciones y direcciones. Porque, a fin de cuentas, lo que estamos cruzando son posiciones tropicales con posiciones tropicales. Dos zodíacos cuyos centros están separados entre sí por valor de un radio de la órbita de la Tierra, pero que en todo lo demás son gemelos idénticos o, si se quiere, siameses.
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: